fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

Por cada grado de temperatura que aumenta la tierra, el índice de mortalidad aumenta en un 4%

El aumento constante de la temperatura es el resultado del calentamiento global. Dicho aumento provoca un alto riesgo a la salud de las poblaciones más vulnerables en todo el mundo.

La mortalidad por el cambio climático es una realidad, así lo demuestra el estudio “Lancet Countdown”; estudio realizado por 27 organizaciones, entre las que destacan la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial (BM) y la Escuela Universitaria de Londres (UCL). El estudio revela que por cada centígrado que aumente la temperatura la mortalidad se incrementará en un 4%.

Aumento de la temperatura en la tierra

En el estudio se analiza a nivel mundial la evolución del cambio climático y la eficacia de las medidas adoptadas hasta ahora para tratar de evitar sus consecuencias negativas. De igual manera incluye una serie de recomendaciones para poner freno a esta situación.

En 2017 más de 57 millones de personas fueron vulnerables a una ola de calor. Asimismo, se calcula que en este mismo año se perdieron aproximadamente 153,000 millones de horas de trabajo debido al calor extremo como resultado del cambio climático

Efectos del aumento de la temperatura

Esto supone que a nivel mundial se producirán aproximadamente 30,000 muertes por año para la década de 2030. A nivel mundial, Europa y el este del Mediterráneo están en grave riesgo, esto debido al envejecimiento de la población que vive en las ciudades, aproximadamente un 43% de los adultos mayores de 65 años serán vulnerables a la exposición del calor.

En muchos de estos casos se da el fenómeno llamado “estrés por calor”, que sucede cuando los mecanismos de defensa del cuerpo no pueden evitar el aumento de la temperatura corporal y provocan calambres, desmayos y agotamiento por calor. Los síntomas que se experimentan en estos casos incluyen dolor de cabeza, cansancio, vómitos y confusión.

La forma más grave del estrés por calor es el conocido “golpe de calor”, que se produce cuando la temperatura corporal está por encima de 40 °C e incluye el fallo de múltiples órganos (riñones, hígado, corazón, pulmones, cerebro y sistema sanguíneo).

En este mismo contexto, Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), señaló:

El impacto extremo del cambio climático en el ámbito de la salud amenaza con saturar los servicios sanitarios en todo el mundo. Ello se debe a que la exposición y la vulnerabilidad al calor extremo están afectando de manera importante a la población, especialmente a las personas de mayor edad y a aquellos pacientes con enfermedades subyacentes, como enfermedades cardiovasculares, diabetes o enfermedades crónicas. Por ello, debemos poner especial interés en las medidas de prevención para que esto no suceda

Medidas de prevención para revertir el cambio climático

Las temperaturas del planeta han subido una media de 0.3°C entre 1986 y el 2017, sin embargo, en las zonas más habitadas es más del doble (0.8°C), según el estudio. Ante esta situación, el estudio plantea las siguientes medidas de prevención:

  • Integrar la influencia del cambio climático en la salud en los planes de estudio de las Ciencias Médicas y de la Salud.
  • Asegurar la coordinación y financiación para dar respuesta a las olas de calor.
  • Comunicar, educar y advertir a la población de la amenaza que genera el cambio climático para la salud.
  • Disminuir las muertes relacionadas con la contaminación del aire, reducir la emisión de gases de efecto invernadero, y el compromiso de la eliminación de la utilización de combustibles fósiles mediante una rápida transición hacia las energías renovables.

Fuentes:
@LANCETCOUNTDOWN
@TEINTERESA
@SALUDADIARIO