fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

Los incendios en Australia ¿son una de las consecuencias del Cambio Climático?

Australia siempre ha sido conocida por contar con una temporada de incendios que abarca un lapso comprendido desde junio hasta mayo del siguiente año. Sin embargo, la situación actual que atraviesa el país es la más devastadora en su historia.

Los incendios en Australia

Hasta la fecha, son más de 60.000 Km2 bajo efecto de las llamas, 25 personas fallecidas y más de 500 millones de animales afectados. Cifras que superan cualquier antecedente en su historia. Sin embargo, ¿cuál es el detonante de esta crisis?

La respuesta a esta interrogante parece tener una clara respuesta: el calentamiento global. Si bien, las consecuencias se observan en la actualidad, esta situación habría sido advertida años atrás por un grupo de científicos de la ONU, quienes en un reporte publicado en el año 2007, expresan que “el aumento en la intensidad y frecuencia de incendios forestales y olas de calor (en Australia) es virtualmente una certeza”.

En este mismo sentido, Nerilie Abram, investigadora de la Universidad Nacional Australiana, expresó a través de un artículo para la revista Scientific American que “El vínculo entre los (fuegos) extremos actuales y el cambio climático antropogénico es científicamente indiscutible”.

¿Cómo se relacionan los incendios en Australia y el calentamiento Global?

El calentamiento global representa una un amplificador de toda la ola de incendios en el país australiano. Principalmente, el aumento de las temperaturas, las olas de calor extremas y la poca lluvia, son los ingredientes perfectos para una catástrofe forestal como la que se vive actualmente.

Si bien los incendios forestales tienen dos formas de iniciarse: de forma natural o causada por humanos. Ambos casos se han hecho presentes en Australia. El pasado mes de diciembre, la provincia de Victoria, al sureste del país sufrió varios incendios de causa natural, dado que los rayos del sol incendiaron la vegetación seca.

Por su parte, en el estado de New South Wales, en noviembre de 2019, fue arrestado un joven de 19 años y acusado con 9 cargos de delito por incendio intencionado. Lo que demuestra que ambas condiciones han sido partícipes en esta situación.

Otros detonantes de los incendios

Incendios en Australia

Todos los factores se alinearon para formar esta situación. 2019 fue considerado un año extremadamente caliente y el que promedió la temperatura más alta en Australia desde 1961 con una temperatura de 25,3°.

No obstante, el pasado año fue uno de los extremos más altos según datos de la Oficina de Meteorología, donde en Australia se experimentó una temperatura de 41,9° el día más caliente y de 40,9° el segundo más alto.

Del mismo modo, las pocas lluvias ayudaron a magnificar todo lo anterior. según la Oficina de Meteorología, el periodo de enero a agosto fue el más seco de la historia. Mientras que el mes de noviembre de 2019 fue el más seco experimentado en el país desde que se tienen registros.

Si a todo lo anterior, se le suma una respuesta débil por parte del gobierno australiano, aún sabiendo las vulnerabilidades que posee el país en materia de incendios, se obtienen los resultados que se observan en la actualidad.

Mullins, firmante de una carta enviada al gobierno por parte de 23 ex-directivos de unidades de fuego y emergencias donde advertían la posibilidad de incendios más extremos, explicó a Sydney Sunday Morning que Australia “no tiene los recursos adecuados para combatir incendios de esta escala o para hacer frente al empeoramiento de las condiciones”.