fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

Hanjsjörg Wyss, un magnate suizo, donará 1.000 millones de dólares en pro del planeta

Hanjsjörg Wyss, el multimillonario de origen suizo realizará un donativo de 1,000 millones de dólares para la conservación de áreas naturales terrestres y marinas, así lo informa un artículo publicado en “The New York Times”.

El año 2030 es la fecha límite para detener un cambio climático irreversible, un fenómeno causado por la mano del hombre, cuyas consecuencias ya se perciben hoy en día; la contaminación de mares y ríos, el deshielo, la sequía, el aumento en la pérdida de la biodiversidad, entre otras muchas cosas.

Cumplir el Acuerdo de París ayudará al planeta

Para frenar el cambio climático resulta fundamental modificar de forma radical la industria, los hábitos de consumo y el sistema económico, proteger los espacios naturales, acabar con el plástico, reducir el uso de combustibles fósiles para dar paso a un mix energético renovable, así como cumplir con los preceptos exigidos en el Acuerdo de París (COP21).

Conservación de áreas naturales

Se estima que las especies de plantas y animales del planeta están desapareciendo a una velocidad 1,000 veces más rápida que antes de que los humanos llegaran. El cambio climático está alterando los sistemas naturales

Hanjsjörg Wyss

Invertir dinero y recursos en protección medioambiental también resulta esencial. En este contexto, el multimillonario suizo anunció en octubre en una columna en “The New York Times” que donará 1,000 millones de dólares a lo largo de 10 años a través de la Fundación Wyss.

La finalidad es ayudar a los países a conservar el 30% del planeta en su estado natural para el año 2030, mediante la creación y expansión de áreas protegidas, alentando a la comunidad internacional a establecer objetivos de áreas protegidas más ambiciosos e invirtiendo en ciencia

Wyss exhorta a cada una de las personas que habitan el plantea a que cuiden un área específica con el fin de preservarla en su estado natural.

De igual manera abogó porque todos los ciudadanos, filántropos, empresas y líderes mundiales se preocupen por la enorme brecha que existe en el mundo natural, problema que asegura debe reducirse antes de que la huella del ser humano consuma los lugares salvajes.