fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

Importancia del Funcionamiento de los Inversores para Instalaciones Solares

De acuerdo con el Instituto de Red de Energía Global (GENI), la Tierra recibe del Sol una cantidad enorme de energía: con la energía que se recibe del Sol durante un solo día se podría cubrir la demanda energética mundial actual por más de 20 años. Si bien la luz es el principal beneficio que obtenemos del Sol, la energía radiante enviada al planeta puede ser transformada en calor o electricidad a través de instalaciones solares o fotovoltaicas.

¿Cómo se aprovecha la energía solar?

Empecemos diciendo que la energía solar es energía electromagnética emitida por nuestra estrella más cercana: el Sol, que al interaccionar con la materia dicha energía es transformada en otras formas de energía: energía solar fotovoltaica y energía termosolar.

La energía solar fotovoltaica es aquella que transforma la energía del Sol en energía eléctrica.

¿Cómo se produce la energía solar fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica se basa en el principio que establece que la energía contenida en las partículas de luz (fotones) puede ser convertida en electricidad. Esto se logra a través del denominado “efecto fotovoltaico”. Este efecto se refiere a la conversión directa de energía solar en electricidad, el cual se realiza a través de un material semiconductor, en este caso el silicio (Si). No requiere de ningún tipo de combustible, siendo el elemento básico la “celda fotovoltaica”. La celda es expuesta a la luz y absorbe la energía de los fotones de luz. Estos ponen en movimiento a los electrones que son atrapados por un campo eléctrico interno. Los electrones recogidos en la superficie de la celda generan una corriente eléctrica.

Los sistemas fotovoltaicos (SFV) se dividen principalmente en dos aplicaciones: interconectados a la red eléctrica y aislados de la red eléctrica.

¿Cómo se logra la conversión de la energía eléctrica producida por el SFV?

Con un elemento que, junto a los módulos fotovoltaicos, es imprescindible para cualquier instalación de energía solar fotovoltaica: el inversor. Su papel en todo esto es tan importante, que son muchos los que se refieren a esta parte del equipo como el “cerebro del sistema”.

La importancia del inversor fotovoltaico

La función del inversor es la de convertir la corriente continua (CC) en corriente alterna (CA), apta para su aprovechamiento en la vivienda, el comercio o la industria. Esto significa que cualquier instalación solar FV por grande o pequeña que sea, necesitará de un inversor fotovoltaico.

Además, sincroniza la onda eléctrica generada con la corriente eléctrica de la red, para que su compatibilidad sea total. Dispone de funciones de protección, para garantizar la calidad eléctrica vertida a la red, así como la seguridad de la propia instalación y de las personas.

Es muy importante elegir bien el inversor adecuado para el SFV para garantizar el mejor desempeño de todo el sistema.