fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

La torre de Energía Solar más grande del mundo ya existe y se encuentra en Israel

En medio del desierto israelí se ha construido la torre solar más alta del mundo, y ya se encuentra en operación.

BrightSource Energy se ha asociado con General Electric (GE) y NOY Infrastructure & Energy Investment Fund para construir la Central Solar Térmica de Ashalim en el desierto de Negev, en Israel. GE es responsable de la ingeniería, la adquisición y la construcción de la estación de energía solar, y BrightSource proporciona la tecnología avanzada en el campo solar.

La central solar térmica está integrada por más de 50,000 heliostatos, los cuales son controlados mediante computadoras, esto permite el seguimiento del sol en dos dimensiones y reflejar la luz solar en una caldera localizada en la parte superior de la torre.

Torre solar en Israel

La torre mide aproximadamente 250 m de altura, y es considerada la torre solar más grande del mundo.

La capacidad de la planta es de 121 MW, equivalente al consumo de 120,000 hogares. Asimismo, reducirá la emisión anual de 110,00 toneladas de CO2.

¿Cómo funciona esta central eléctrica?

Al pie de la torre se extenderá un campo de más de 50,000 heliostatos, los cuales se comunican de forma inalámbrica con un centro de control informatizado, que coordina su movimiento conjunto para que concentre la luz del sol captada por la superficie reflectante en una zona llamada “la caldera”.

La caldera, cuya temperatura alcanzará los 600°C, generará vapor sobre calentado, que luego se canalizará hacia el pie de la torre con la suficiente presión para hacer girar un generador de turbina de vapor a velocidades increíblemente altas. El generador será el encargado de producir la energía eléctrica.

Transición energética

La transición energética hacia las energías renovables es una realidad, por esta razón Israel se ha sumado a este importante cambio. El país se ha propuesto generar el 10% de su energía eléctrica mediante energías renovables para 2020.

Nos hallamos en una situación en la que no podemos mirar sólo el aspecto económico. Israel no tiene otra elección más que diversificar sus fuentes energéticas para reforzar su independencia, sobre todo por motivos de seguridad

Eitan Parnass, director de la asociación israelí para las energías renovables