fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

IRENA presenta sus perspectivas mundiales de las energías renovables de aquí al 2050

Tras la crisis mundial provocada por la pandemia del COVID-19 muchos países se han visto afectados desde punto de vista social, económico e incluso humanitario, por lo tanto, expertos sugieren que es necesario tomar medidas para dar una respuesta apropiada ante esta situación.

Al respecto, muchos países se encuentran analizando sus opciones con la finalidad de poder hacerle frente a este gran reto y lograr la sostenibilidad tanto para el sector económico como para la salud y bienestar de sus ciudadanos. Si bien en los últimos meses el impacto en el medio ambiente ha disminuido a consecuencia de la cuarentena, aún es necesario cumplir con los objetivos para tratar de mitigar los efectos del cambio climático.

Combatir el cambio climático

Es por ello que IRENA ha presentado su propuesta para la producción de energías renovables desde el presente año, hasta el 2050. En ella se contemplan tanto sus expectativas, como los avances obtenidos hasta ahora en el sector.

Las expectativas para el 2050

Tomando en cuenta el escenario actual, se pretende reducir al menos el 70% de las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo producidas por la generación de energía. En este sentido, el objetivo es que el 90% de las energías producidas sean de origen renovable y que además, se puedan sostener con el tiempo para asegurar empleos a los ciudadanos y brindar un mayor bienestar para la población en general.

De igual forma IRENA ha propuesto que las emisiones se reduzcan hasta llegar a cero y aunque el panorama es bastante ambicioso, asegura que con una transición energética puede ser posible, incluso eso ayudaría a reducir a 2º C el aumento de la temperatura anualmente.

Pautas para el proceso de transición

Proceso de transición a energías limpias

El primer paso para conseguir los cambios en el ambiente es aumentar las expectativas sobre el trabajo en las regiones y así reducir la mayor parte de las emisiones generadas en diversos lugares del mundo. También es necesario plantearse estrategias que permitan llevar a cabo esta transición sin afectar directamente la generación de empleos y la vida de las personas.

De igual forma, en el aspecto económico será necesario hacer grandes inversiones de parte de los gobiernos para poder impulsar la producción de energía limpia y así sustituir a combustibles fósiles. Este definitivamente será un trabajo conjunto, que requiere de compromiso y la toma de buenas decisiones.

Escenarios y perspectivas

Tomando en consideración la situación actual y los planes que se están poniendo en marcha, la transformación energética aunque es una propuesta ambiciosa, ofrece soluciones viables y realistas que se pueden cumplir en el tiempo estipulado.

Escenarios y perspectivas viables

Si bien la tarea más complicada es la descarbonización, llevar a cabo este proceso puede ayudar a reducir las emisiones de CO2 generado por las industrias y la producción de combustibles fósiles. Esto claramente sería una ventaja para el sector económico de los países, pero también contribuiría a la preservación de los recursos y reduciría el impacto en el planeta causado por la contaminación.