fbpx

Chint Power Systems Latinoamérica

Colombia se propone emitir bonos verdes para el 2021

Los bonos verdes se han convertido en una tendencia dentro del mercado internacional. Este tipo de fondo están destinados exclusivamente para el financiamiento o refinanciamiento, en parte o en su totalidad, de proyectos verdes elegibles que estén alineados con los Green Bond Principles (GBP).

A pesar de ser una medida tomada por muchos países en el mundo, Latinoamérica se encuentra rezagada en esta materia. Sin embargo, muchos países se encuentran trabajando en ellos para su aplicación como lo son Chile, México, Costa Rica, Perú, República Dominicana y ahora Colombia.

En el caso puntual de Colombia, se planteó la implementación de estos bonos para el próximo año 2021, aunque sin fecha establecida. De acuerdo con el director de Crédito Público y Tesorero Nacional del Ministerio de Hacienda, César Arias, “estamos trabajando de manera coordinada entre varias instituciones del Gobierno y el regulador financiero en una ‘taxonomía Colombia’, que nos permita definir los sectores, actividades y políticas que contribuyen a una economía más limpia y socialmente sostenible, los criterios de elegibilidad para dicho financiamiento, y los indicadores con los que medir el impacto en la sostenibilidad y reportar dichos avances a los inversionistas”.

En este sentido, Colombia se encuentra en preparación para afrontar dos escenarios: el primero está relacionado con los bonos verdes y el segundo está enfocado a la taxonomía y criterios para llevar a cabo estos financiamientos.

Buenas condiciones para estos bonos en la actualidad

Según explica Arias, “en el pasado emitir un bono verde era más costoso que uno convencional. En el presente, la tasa de interés es prácticamente la misma. Y, sumado a esto, en el futuro cercano esperamos que sea incluso más barato, en términos de tasa, hacer financiamiento sostenible que fondeo tradicional. Es lo que en inglés se llama greenium, una prima de mercado que los inversionistas otorgan a emisores limpios”.

De esta forma, existe un aliciente que promueve al país la aplicación de estos financiamientos, gracias a las buenas condiciones que se prestan en la actualidad aunado a la buena visión de los mercados respecto a la deuda pública de Colombia.

De esta forma, Ana Vera, especialista en renta fija de Corficolombiana, informa que “estos bonos tendrían muy buena acogida, pues el valor de activos administrados por fondos internacionales de inversión con criterios de sostenibilidad (prácticas impulsadas por la Ocde) asciende a más de US$161.000 millones y representa cerca del 80% del valor de fondos que siguen el índice de JP Morgan GBI-EM, el cual es muy importante en cuanto a la deuda pública a nivel global. Además, Colombia es un país con buena acogida por parte de fondos extranjeros porque, entre otras cosas, los bonos colombianos ostentan unas tasas de interés atractivas respecto a sus pares en otros países emergentes”.

Los bonos verdes y su crecimiento exponencial

bonos verdes

El 2019 cerró como el mejor año en la historia de los bonos verdes con una emisión superior a los US$250 billones y con una tendencia que de seguir así, podría sobrepasar los US$350 billones para este 2020.

En Latinoamérica, desde el 2019 muchos países se han unido a la tendencia. En Brasil, Neoenergia se situó como la mayor colocación de bonos verdes en el paós con 326,6 millones de dólares. Por su parte, Chile con la colocación del nuevo bono verde en dólares con vencimiento en 2050 totalizó US$1.418 millones.

Por último, el Banco Pichincha en Ecuador, lanzó la primera emisión de estos bonos por un total de US$150 millones, por lo que resta ver cómo se unirá Colombia a estos mercados.